viernes, 24 de mayo de 2013

La paloma que escapa de la pólvora



El reflejo de la luz en el reflejo de tu cuerpo en la pared.

Un color rojo que esconde otro calor diseminado, y un color rojo que expande otro calor contraído.

Dos rostros incorporándose contra la infidelidad de unos segundos que a otros no proporcion calma.

Gira el fino olor del ventilador contra los dorsos, como la paloma que escapa de la pólvora y aún cae.

martes, 14 de mayo de 2013

La caza


La mayoría nunca había estado en casas como aquellas, por eso la excitación era mayor. Sus pelvis, aún no desarrolladas del todo, se comprimían al extremo y se ponían nerviosos y comenzaban a sudar, e intentaban secarse al menos la frente y las mejillas para que ella no se diera cuenta. Pero casi nunca lo lograban. Entonces Maurice sonreía, les ayudaba con el sudor y luego se lo restregaba por el cuello, les hacía una seña, les apretaba las manos, y después entraban juntos, triunfantes, cual soldados gloriosos. Dentro, no cesaban los temblores, les recorrían el cuerpo una y otra vez, y no sabían qué hacer o decir, si huir despavoridos para salvarse de aquella Maurice o lanzársele encima cual depredador a su presa. Entonces miraban al techo, otros lo hicieron al suelo, y golpeaban los pies contra el piso y se mordían los labios y sudaban, siempre sudaban. ¿Una cerveza?, les preguntaba Maurice, ya verás que todo sale bien, insistía, mientras con el tacón del zapato hacía presión justo encima de la cremallera de los muchachos. Eso los enloquecía un poco, eso y las cervezas, que cuando sobrepasaban las cinco producían los efectos que ella deseaba.

lunes, 6 de mayo de 2013

Tenga sexo, luego ríndase

Northrop Frye fue un teórico y crítico literario de origen canadiense. Su libro The Anatomy of Criticism (1957) es considerado uno de los más influyentes de la crítica de su tiempo. Para los estudios sobre literatura, atinadamente, Frye partió de una exploración de las necesidades básicas del ser humano, a las cuales incorpora en dos grupos de preocupaciones: las primarias y las secundarias.

Las primarias tienen que ver con el sexo, la comida, la propiedad y la libertad de movimiento; mientras que las segundas se refieren a las filiaciones religiosas, políticas e ideológicas. Frye cree, además, que los mitos fundamentales de la humanidad expresan angustias sobre las preocupaciones primarias.

Los desvelos y las ansias porque la vida no sea solo una marea de obstáculos que siempre regresan, se han mantenido efectivos a lo largo de la existencia de la humanidad. Ello ha sido motivo para brillantes creaciones literarias y reales pugnas por sobrevivir en un mundo, al parecer, diseñado en ocasiones para lo opuesto. Que exista un poco de paz en relación con dichas cuestiones es fundamental para no volverse unos desequilibrados antes de tiempo.