viernes, 16 de octubre de 2015

Los coros del cake

Camina entre la noche blanca sin desear la copiosa lluvia, alígero, con tonos medios en las cuerdas del pregón

tu ropa desprende hilos dulces que el tiempo de andar organiza en el paisaje horrible

no tropieces con estelas de niños que inhabitan el parque porque la luna rayada molesta en sus ojos

no regales, por rudo que sea mirar sus cuerpos sucios posados cómodamente sobre el césped negro del cielo, no sonrías a los búhos de la rama, el sendero es oscuro en tu naturaleza

vende, aunque los pies sean tierra vaciándose en el peñasco lento donde avanza la serpiente,

la serpiente que sobre la mesa derrama el pan de tu ancha raza,

el pan que rueda eterno ante el descubrimiento del hambre

la cima escucha tu voz turbia, haz que descienda, Padre, junto al claro de estrella la fortuna que no embelesa, el distraído que desea almíbar, haz tu voluntad piadosa antes de perder el rumbo silencioso en la perfidia, antes de amanecer vacía frente a la desolada paz de los pobres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario